Las cebras más raras del mundo están muriendo por la sequía en Kenya

Las cebras más raras del mundo están muriendo por la sequía en Kenya

teveviral

K

7 octubre, 2022

La sequía está afectando fuertemente a la población de cebras Grevy, solo quedan 3.000 en el mundo y 2.500 se encuentran en Kenya.

La peor sequía en 40 años en Kenya está acabando con la población de las cebras más raras del mundo las cuales ya se encuentran en peligro de extinción, además de otros animales salvajes.

La sequía lleva cerca de 2 años y ya ha eliminado al 2% de la población de cebras Grevy, siendo los animales más afectados hasta el momento, la especie se caracteriza por ser más grande en comparación a una cebra normal, además de tener rayas más estrechas y orejas más anchas.

La crisis climática que afecta al norte de Kenya también ha aumentado la muerte de elefantes, mientras que la ONU la ha calificado como la peor sequía de la región en 40 años.

las cebras grevy son más grandes que las cebras normalesSegún Andrew Letura, un oficial de monitoreo de Grevy’s Zebra Trust (GZT) “Desde junio, cuando comenzamos a suplementar alimento a las cebras, hemos perdido alrededor de 40. Cuarenta cebras de Grevy han muerto y es una amenaza grave para nosotros y también un temor de que, si perdemos 40 en tres meses, ¿Qué significaría eso para el resto de la población? Por lo tanto, estamos trabajando duro las 24 horas del día para alimentarlas y asegurarnos de que la población sobreviva a la sequía”.

Solo quedan 3.000 cebras Grevy en el mundo y 2.500 se encuentran en Kenya, lo que se define como una serie amenaza para la rara especie.

(Con 22 años fallece Pebbles, la perrita más longeva del mundo)

Por ahora GZT ha comenzado a alimentar a las cebras con heno vertido sobre una mezcla de melaza, sal y calcio, lo que ayuda a reducir, pero no a eliminar, las muertes. Sin embargo

Belinda Low Mackey, cofundadora del Grevy’s Zebra Trust, explicó que existe cierto peligro cuando los humanos alimentan a animales salvajes, pues esto puede hacer que se acostumbren a los humanos y que cambien su comportamiento. En algunos casos, los animales migratorios han cambiado o incluso abandonado sus viajes anuales, en otros casos, los animales acostumbrados se acercan demasiado a los humanos y los asustan o causan daños en sus granjas o casas, arriesgándose a que los maten como represalia. Por ello, las cebras consumen el heno de noche, cuando los humanos se han ido, así que ni siquiera ven quién entrega la comida.

¿Te gusta estar informado? ¡Suscríbete a nuestro canal de Youtube!

Te lo perdiste